in

Árbitros – Deberes, CdS: “Pitaremos mucho menos, hay que tener cuidado”

ÁRBITROS – DEBERES, CDS – Como escribe el CdS en la gran entrevista con Doveri, realmente dejó en claro que será una temporada diferente, mejor administrada.

Árbitros – Deberes, CdS: “Pitaremos mucho menos, hay que tener cuidado”

Más la falta del contacto del juego. Y pitar sólo el primero». Romano, de cuarenta y cuatro años, por trece en los campos de la Serie A, es uno de los árbitros más influyentes del fútbol italiano. No es casualidad que esté en el grupo de Video Match Officials, los oficiales de partido que realizan la función de VAR para FIFA. Si le preguntas si jugaremos al inglés, responde que sí, es un deseo, pero añade: “No depende sólo de nosotros”.
 

 ¿Por qué?
«Por número de faltas estamos alineados con la Champions y nos acercamos a la Premier. La indicación es la de no sancionar todos los contactos de juego, pero el objetivo de amoldarse al fútbol inglés debe ser compartido por todos los componentes».

Explícate mejor.
«Yo no entro al campo con la intención de pitar ni un poco ni mucho. Tengo que conectar con el juego y con la forma en que los jugadores lo interpretan. Al final son ellos los que deciden cuántas faltas tengo que pitar».

Pero no todos ustedes abuchean de la misma manera. Tú, por ejemplo, pasas por un árbitro que te deja jugar.
“En las estadísticas estoy justo en el medio del grupo. Pero las estadísticas no lo explican todo. El año pasado arbitre partidos pitando doce faltas, pero en el Génova-Udinese paré el partido cuarenta y ocho veces». 

¿Cuánto cuenta el nivel de tensión en el partido, aparte de las faltas?
“Ciertamente no un poco. Si dejo jugar un placaje duro, y lo repito en el siguiente, y luego la tercera vez me rompen una pierna, significa que no estoy en sintonía con el juego. Si, por el contrario, dejo ir algún contacto vigoroso y percibo que los jugadores están de acuerdo en enfrentarse físicamente, pero de manera justa, entonces puedo continuar por ese camino. El caso es que nadie te dice que no le romperá la pierna al contrario, tienes que adivinar por cómo interpretan la carrera los atletas, y también por cómo se levantan tras caer al suelo. Hay un código cultural que hace una extraña microfísica del poder.

Ella es quien decide cuánto se puede bajar el control. El árbitro debe saber leerlo, pero no sólo él lo impone. Si la tensión crece, los golpes son más fuertes, las protestas estallan, hay que bajar el tono, porque la labor del árbitro también es velar por la seguridad de los jugadores».

Está bien, pero no todos abucheen de la misma manera. Al contrario, lo haces de forma muy diferente, eliminando un requisito fundamental: la previsibilidad. Lo que permite a los que juegan saber hasta dónde pueden llegar. Sobre los penaltis, entonces, las interpretaciones parecieron demasiado divergentes.
“Yo no tengo esta visión. Creo que había una línea compartida en los penaltis. Tanto que cuando pitaba algún penalti leve, todo el mundo lo notaba. Pero la regla era clara».

Entonces, ¿veremos menos este año? En las últimas tres temporadas hemos pasado de 187 a 150, a 140. ¿Sigue bajando?
«Yo no apuesto al número, porque no hacemos el juego. Pero ciertamente intentaremos tener aún más discernimiento entre lo que es falta y lo que es contacto».

Rocchi ha anunciado una línea dura contra los entrenadores que protestan. Pero también en el campo existen precisas estrategias de condicionamiento arbitral, que pasan por disputas y formas veladas de intimidación. ¿Cambiarías de actitud?
«Los que protesten de forma instintiva y mesurada serán comprendidos, como siempre. Porque la frustración forma parte de la psicología del juego e impone tolerancia. Aquellos que intentan presionarte de manera sistemática, en cambio, deben ser advertidos con una tarjeta. Primera amarilla. Habrá más atención a estas actitudes, sobre todo en los banquillos. Hay entrenadores que salen del área técnica para dar órdenes en el campo y quizás emocionarse porque el clímax del partido es alto. Puedes entenderlos. Pero el que se adelanta veinte metros, con el aire amenazador de quien no está, no se puede tolerar».

Cambia el fuera de juego en las desviaciones, sólo las intencionadas vuelven a poner en orden al atacante. Significa que el concepto de voluntariedad vuelve a ser central, después de años en los que había desaparecido. Muchas veces hemos deseado este cambio, porque el fútbol no es un juego de azar. ¿Tu compartes?
«Sí, la voluntariedad debe captarse en la intencionalidad de la apuesta como actitud psicológica, pero también en unas condiciones objetivas. Si el globo viaja a gran velocidad, es más difícil de controlar y, por lo tanto, es más difícil entender la desviación como voluntaria. Lo mismo hay que decir si el balón sale casi como un rebote entre un enjambre de jugadores. Estos son parámetros que nos ayudan a distinguir lo que es intencional, y excluye el fuera de juego, y lo que es involuntario en cambio. El control del cuerpo también es importante. El gesto desesperado de un jugador que se desliza para taponar el balón no es una jugada intencionada».

Incluso en la mano hemos pasado de la voluntariedad a la casualidad, para luego volver atrás. ¿Continúa así? 
“Como el año pasado. En tiros y centros, la geometría del brazo es válida: si es ancho, es rigor. Pero en otras situaciones la dinámica tendrá un peso más importante. El brazo abierto es menos relevante si es coherente con la intención de la jugada, siempre que no se exceda. Por poner un ejemplo, a nadie se le ocurre saltar en un saque de esquina extendiendo los brazos hacia el cielo».

Rocchi dijo que, en la relación con el Var, quien toma la decisión final es el árbitro. ¿Servirá para superar la rivalidad que produjo una descarga de responsabilidad mutua el año pasado, con decisiones paradójicas?
«En realidad nunca se ha cuestionado la responsabilidad del árbitro. Si de algo me arrepiento, de haber arbitrado antes y después de la introducción del Var, es que la tecnología no llegó antes». 

¿Pero los árbitros sentirían el desafío, es decir, el Var de guardia, como un diminutio?
“Aplicamos el reglamento. El reto es ahora una solución al estudio de FIFA e IFAB, solicitado por muchos. Cuando se nos presente, no seremos perjudicados».

Árbitros – Deberes, CdS: “Pitaremos mucho menos, hay que tener cuidado”

¿Está usted personalmente a favor?
“Tengo curiosidad por experimentarlo. Y a comprobar si servirá para rebajar la polémica».

Y quizás también para desanimar a los dobles de la zona, en beneficio de una mayor fidelidad deportiva, ¿no crees?
“El Var debería ser suficiente para ellos”.

¿Está también de acuerdo con la introducción del tiempo efectivo?
“Sí, es la mejor manera de evitar la obstrucción”. 

Pero, ¿por qué los árbitros no motivan sus decisiones? ¿No sería eso un signo útil de transparencia?
“El hecho de que tú y yo estuviéramos hablando hace años hubiera sido impensable. Pero ir a la zona mixta después del partido para explicar tus elecciones es complicado. Sobre todo antes de que el juez deportivo haya tomado sus decisiones. A partir del miércoles, no tendría ningún problema en justificar una elección e incluso admitir un error en público. Siempre y cuando el oyente no esté allí solo para atacarme”.

Las mujeres son un cambio radical en un entorno históricamente dominado por hombres. ¿Se arriesgan a pagar un déficit de experiencia?
«Las chicas que llegaron este año al grupo de la Serie A tienen la misma experiencia que yo tuve hace trece años. No hay ningún problema “.

Pero, ¿es su entrada una pista falsa o el primer paso hacia la paridad efectiva?
“El segundo que dijo. En unos años sólo debe contar el mérito, no el género».

Tiene cuarenta y cinco años. ¿Cuántas ganas tienes todavía de fútbol?
“Afortunadamente, la antigüedad ya no es una barrera. Y todavía tengo ilusión y cerveza en las piernas. No acaba aquí”.

LEA TAMBIÉN

Spezia, TMW: “Seguimos a Zurkowski para el mediocampo”

What do you think?

Written by SerieA24.it

Napoli, CdS: “Un Cholito para Raspadori, qué pareja goleadora”

Verona, Di Marzio: “Nuevo gol para la defensa, cuesta 10 millones”